Todo un príncipe azul… ¿o princesa?


Estoy recostada sobre la hierba, mirando las nubes pasar. Suspiro y siento su cabeza sobre mi pecho. Escuche su respiración tranquila y su suspiro enamorado. Acaricio su cabello y lo escuchó preguntar:  «¿Cómo puedo ser tan afortunado?». Y pienso en lo gracioso que es que me lo pregunte mientras utiliza mi… NUESTRO dream dress.

Queridas y queridos,  esta semana las musas se han decidido a mirarme y sonreír de nuevo. Les traigo algo un poco diferente a lo que los he acostumbrado hasta ahora, pero que sin duda me ha encantado escribir. Hoy, les hablaré de mi infinita admiración hacia los B-Lolita. También me gustaría abordar un poco los roles de género dentro de una pareja Lolita.

Primero que nada, ¿qué es un B-Lolita? El término B-Lolita o Brolita, se utiliza para designar a un varón que viste la moda Lolita tal cuál, con todos sus elementos. Es decir, en la mayoría de los casos, un hombre que utiliza vestidos Lolita.

Ya desde hace muchos años había yo desarrollado fascinación por los B-Lolitas, pues si para una chica a veces es difícil utilizarlo, ¡sólo imaginenlo en el caso de un chico!

Comúnmente, la sociedad tiende a pensar que sólo por usar ropa femenina, un chico es homosexual. Es aquí donde me gustaría abordar el tema de los roles de género.

He tenido la fortuna de conocer varios B-Lolita a lo largo de mi vida y la mayoría de los que he conocido son, de hecho, hombres heterosexuales.

¿Porqué, entonces, un hombre heterosexual querría lucir como una princesa? Mucho tiempo me lo pregunté. Y cuándo al fin con la respuesta, no pude menos que admirarme de la belleza de las palabras de quien me lo dijo.

«Esos vestidos son hermosos. Eso es lo primero que pensé al verlos. Quizás, si los usó, también yo podré ser hermoso»

Y ahora pregunto yo, ¿está la búsqueda de la belleza peleada con la masculinidad? ¿Necesariamente la forma de vestir implica de quién podemos o no enamorarnos?

He oído decir a varias Lolitas «A veces, yo soy más masculina que mi novio.» Es decir, no nos limitan nuestros cuerpos. Como ya dije una vez, cada persona es un mundo y por tanto, cada pareja debe serlo.

A veces, los chicos quieren ser princesas mimadas, pero, ¿quién no querría ser un caballero andante cuando está enamorada?

 

 

Comentarios

comentarios

¡Hola, soy Dany! Administradora de esta pagina y Embajadora Kawaii de México. Espero que disfrutes mucho de nuestro contenido y lo encuentres interesante, gracias por leernos.