Prejucios y Lolita

¡Hola! ¡Un gusto saludarl@s de nuevo! Las relaciones sociales se ven entorpecidas por una variedad de actitudes y situaciones, una de ellas son los prejuicios y como Lolitas no estamos a salvo de ellos.

¿Qué es un prejuicio? Definido por la RAE:  Opinión previa y tenaz, por lo general desfavorable, acerca de algo que se conoce mal.

En mi experiencia personal he detectado 3 tipos de prejuicios con los que comúnmente lidiamos:

Externos vs Lolitas: “Las lolitas sólo se preocupan por su imagen”, “Se sienten más que las otras personas por la manera en que visten”, “Son muy frívolas y vacías” etc, etc, etc… ¿Se les hacen familiares estas frases? Seguro que sí, el miedo al “qué dirán” los familiares, amigos, el novio o los peatones que nos lleguen a ver con nuestros vestidos suele desanimar a algunas chicas a entrar a este mundo. Quiero comentarles un caso muy curioso: conocí a una chica que estudiaba comunicación y tenía interés en el Lolita, pero aunque conocía perfectamente su teoría social, no sabía realmente lo que era “vivir” el estilo, de modo que veía al Lolita como una manifestación más del posmodernismo. Un prejuicio más elaborado, pero al fin prejuicio.

 Lolitas vs Lolitas: El “drama”, los “secrets”, “es que fulanita me vio feo”: como siempre, mi consejo es evitar inmiscuirse y “llevar la fiesta en paz”.

Lolitas vs Externos: Como lolitas estamos acostumbradas a los ataques, lo que genera que muchas veces tomemos una postura a la defensiva y también ataquemos. Aquí entra una cuestión muy delicada: slut-shaming pero a la “inversa”. El slut-shaming ocurre cuando se tacha a una mujer por su manera de vestir, algunas chicas “justifican” usar Lolita como “escudo” ante “la manera en la que visten las demás chicas” como si “esa manera” tuviera algo malo. Como quien dice, no les gusta ser juzgadas pero ellas sí pueden juzgar. Hay que dar respeto para pedir respeto.

¿Cómo lidiar con los prejuicios? Los dichos son muy sabios, en estos casos “las palabras de quien vienen” puede aplicarse perfectamente pero quisiera tocar un punto importante: el cambio empieza desde uno mismo, evitemos formular este tipo de opiniones, tomemos la oportunidad de conocer a la persona antes de decir algo sobre ella y cuando seamos testigos de casos de este tipo no nos quedemos calladas ¿han sido víctimas de los prejuicios? ¿cómo lo solucionaron? ¡nos leemos pronto!

Comentarios

comentarios

Letras Hispánicas / Lolita citadina / Ente Nivolesco/ Femme fatale en entrenamiento / Cronopio por convivir /