Consejo para ser más felices y humanos.

Para comprender mejor los problemas dentro del Lolita, lo primero que debemos de hacer es recordar que las personas las cuales formamos esta subcultura no dejamos de ser, precisamente, personas.

Todas tenemos nuestros problemas, nuestros gustos, tenemos nuestros estudios, nuestros trabajos, nuestros fantasmas, complejos e incluso enfermedades… En definitiva, nuestra propia vida, la cual siempre es muy diferente a la del resto.
Y es precisamente esto, las diferencias entre todas nosotras, lo que hace al Lolita tan maravilloso, y, paradojicamente, es esto el causante de tanto drama.

De tantos secrets, se tantos Brandwhore, de tanta envidia, de tantos insultos, y en muchas ocasiones, de tanto dolor y tantas lágrimas.

Parece que olvidamos que somos humanas, que cada persona es un mundo y tiene unas vivencias y una forma de pensar muy compleja… Olvidamos que cada persona, tiene un gusto estético, una manera de sentir las cosas especial y distinta. Y, sobretodo, parece que olvidamos el poder de las palabras.

Puede que para muchas personas, las palabras solo sean eso, un conjunto de letras, inocentes, que se dicen de broma; pero para muchas otras, esas palabras, pueden significar la tristeza o la felicidad.

¿Pero si sabemos lo que pueden causar algunas palabras, por qué las seguimos usando? ¿Por qué seguimos usando como insulto las palabras gorda, puta, ita, fea? ¿Tienen algo que ver entonces todas esas diferencias a nivel humano de las que antes os hablaba?

Yo creo que sí.

Recordad lo que se dice, que le tenemos miedo a lo desconocido, a lo innovador, a lo que se sale de la norma, de lo establecido hace décadas como «normal en el Lolita»
No os estoy diciendo que dejemos de usar petticoat ni prendas con el vuelo característico del Lolita.
No, os estoy diciendo, y yo la primera, que comencemos a ser un poco más abiertas de mente, que aunque nos cueste y aunque se pueda salir de nuestro ideal de belleza, debemos de respetar a esa Lolita, y principalmente, a esa persona.

 Os invito a que, cuando veáis una fotografía, ya sea de un coord o de una persona que os desagrade, intentéis buscarle cosas positivas, y os daréis cuenta, de que poco a poco, puede que seáis un poco más felices e incluso humanas.

 Y recordad antes de hacer una crítica destructiva a una persona, que, como bien dijo el filósofo Español, «Soy yo y mis circunstancias» y, la mayoría de veces,no conocemos dichas circunstancias de la persona a la que vamos a bombardear.

Comentarios

comentarios

Estudiante de moda que ama el arte y la naturaleza por encima de todo y que se considera una persona transfeminista en busca del progreso y la libertad.