¿Feminismo y Lolita?

Sin duda alguna, este es uno de mis temas preferidos, y del que estaba deseando escribir desde hace muchísimo tiempo; si no lo había hecho antes, era, simplemente porque quería ordenar mis ideas, de tal manera que estas no solo, (valga la redundancia) no pareciesen demasiado extremistas a simple vista, sino que, quería ser capaz, de explicar lo que creo y pienso, sobre la importancia del movimiento feminista a la hora del nacimiento de la subcultura Lolita.

Supongo que muchxs de vosotrxs, ya sabréis, que Japón, si se caracteriza por algo, a parte de por toda su cultura pop, el manga, el anime, las geishas, los samurais y demás folclore, es porque desde siempre, ha sido un país donde el machismo y en general, el heteropatriarcado, ha reinado.

Tan solo hay que hacer memoria sobre las series que veíamos cuando eramos pequeñxs, como shin chan o Doraemon, para darnos cuenta que la figura de la mujer valía bien poco fuera del entorno familiar.
Si lo analizamos, veremos a una mujer de unos treinta años, la cual tiene como mayor objetivo en su vida,  la cuidar de sus hijxs, de la casa y satisfacer al marido, el cual llega tarde de trabajar y en muchas ocasiones borracho.
Pero si esto lo analizamos aún más, nos daremos cuenta que estas madres, realmente tienen estudios, en la mayoría de casos, universitarios, lo cual hace que nos preguntemos: ¿Por qué están todo el día en casa, en vez de en el trabajo? ¿Realmente han elegido ese estilo de vida, o lo siguen porque «Así lo dicta la tradición?

Es cierto, que esto cada vez se va viendo menos, pero tenemos que tener en cuenta, que para comprender un poco mejor el nacimiento del Lolita, nos debemos trasladar al contexto de un Japón que se está recuperando de los estragos de la Segunda Guerra Mundial, un Japón, que poco a poco se va curando las heridas que un día dañaron a su preciado orgullo, allá por los años 70.
Una década en la que nace la cultura pop japonesa, las subculturas y el colorido y fantasioso Manga, tal y como lo conocemos en la actualidad; comienzan el fenómeno Magical Girls, y animes tan carismáticos como Candy, Candy o Mazinger Z.
Y al fin y al cabo cosas que en un principio eran «para críos» terminaron marcando a una generación, que no se conformaba con la rígida sociedad Japonesa.

Y es justo aquí, donde el feminismo juega un papel muy importante en el nacimiento del Lolita… A simple vista, este, tan solo eran vestidos de niñas pequeñas para mujeres que no querían madurar, y que vivían en su mundo de fantasía; unas jóvenes las cuales no se querían enfrentar a su futuro, en muchos casos a su destino como madre y criada de un marido.

Pero no, si nos damos cuenta, y estudiamos en profundidad la, en apariencia compleja sociedad heteropatriarcal Japonesa, nos daremos cuenta de que las mujeres valían menos que un cero a la izquierda. Y es precisamente por eso, que el Lolita, fue un movimiento revolucionario al cual desgraciadamente, no se le da toda la importancia que debería.

Bajo el lema «Aunque parezcamos muñecas, no nos dejamos tratar como tales» se cambió, en muchos casos, o al menos,se atrasó, el inminente futuro de la mujer media Japonesa.
Podéis pensar que es una tontería, un acto sin valor, eso de vestirse como una muñeca, pero al igual que era un acto revolucionario rechazar una propuesta de matrimonio en el S.XIX, oque una mujer se pusiese pantalones en el S.XX, en los 70, en este contexto era una verdadera locura plantarle cara a la tradición de esta manera.

Os recuerdo, que no dejamos de hablar de una nación como la Japonesa, donde el honor y la tradición, son lo más preciado que tienen; no olvidemos que en esta tierra nacieron los famosos Kamikazes, los cuales preferían dar la vida, antes que rendirse y manchar el orgullo Japones.

Por eso, os pido de corazón, que nunca, jamás, olvidéis a esas primeras personas, que dijeron «basta» Que se enfrentaron a una tradición de siglos y siglos… Eran personas valientes, que decidieron dar todo por una idea.

 No las olvidéis, ellxs decidieron revelarse, pacifica y casi silenciosamente,sin violencia, sin gritos, sin manifestaciones. Ellxs decidieron decir lo que sentían, por medio de uno de los inventos más hermosos y maravillosos de la humanidad, la fusión más perfecta de todos los artes transmitidos por medio de telas e hilos: la ropa.

Comentarios

comentarios

Estudiante de moda que ama el arte y la naturaleza por encima de todo y que se considera una persona transfeminista en busca del progreso y la libertad.