Para endulzar el té ¿qué hacer en las Tea Parties?

Hola a todos los terrones de azúcar y botones de rosa que me leen~

La columna del día de hoy no la escribe su bien conocida y revoltosa Kyusagi, sino su íntima amiga y con muchísimo mejor gusto Madmuasél Froylán. Verán, hace unos días, mientras me reunía con la Kyu en uno de los más finísimos restaurantes de la ciudad (elegido por mí, por supuesto, la pobre muchacha no sale de sus pizzas y cenas congeladas) pues mi queridísima estaba teniendo dudas acerca de unos tópicos en los cuales yo soy experta y, en mi infinita sabiduría, obviamente le podría dar las soluciones que necesitaba.

Kyusagi me contaba acerca de una problemática que ya había detectado desde tiempo atrás y es que en las tertulias con encajes y pettis lo que sobraba era el té, pero faltaba el azúcar, es decir “había momentos en los que el ambiente se tornaba tenso y no bastaba preguntar cómo estaba el clima en Tangamandapio para romper la tensión”. Mientras esperábamos el postre, le dije amiga que se tranquilizara y que no se preocupara, que yo con todo el gusto del mundo le daría unos cuantos consejos y trucos aprendidos en mi amplia experiencia como asistente a las fiestas de té más exclusivas alrededor del mundo:

*Presentaciones: A todos nos gusta saber con quién estamos compartiendo el oxígeno, pero a veces las cosas se salen fuera de control y terminamos frente a Fulana hablando sobre sus mil gatos (Bolita, Pelo pinto, Mancha, Fray Bartolomé de las bardas…). Mi consejo es hacer una dinámica de acuerdo al número de participantes y hacer preguntas clave que salgan del canon (Ya está muy usado el “tu marca lolita favorita”, hora de innovar) y que de paso hagan pensar a las asistentes e inspiren a las demás a escuchar otras respuestas. Por qué decidieron dejar su cama ese día y emperifollarse para la reunión puede ser un buen comienzo.

* Juegos: Que no se nos vaya de la mente que no todos podemos ser brillantes diamantes para agradar a todos (como una servidora), de modo que siempre habrá alguien insatisfecho en las reuniones. La clave está en leer el ambiente y ver ante qué tipo de asistentes nos encontramos ¿les gustará el “Basta” con temática Lolita o les resultará muy ñoño y aburrido? Una de las actividades que he visto que tienen bastante éxito, pero que es poco recurrida es el “Valentines de 5 minutos” y consiste en llevar materiales para que las bellas rosas plasmen sus bellos pensamiento en un pedazo de papel y lo obsequien al asistente a quien más confianza le tengan. De esta manera se estrechan los lazos y cada una se va con una sonrisa a casa sabiendo que no le cae tan mal a Mengana, aunque nos haya tirado una bandeja de cupcakes con todo y chispitas encima.

* Mood: Aquí hago un atento llamado a las que, como yo, luego se les va el telele y su Trastorno Obsesivo Compulsivo asoma los bigotes. Aunque nuestra intención sea tener cada detalle bajo control y que ninguna chispita de cupcake caiga sobre el mantel, debemos tomar en cuenta que los problemas ocurren y puede pasar cualquier cosa: desde que Zutana no vino y ella traía el floripondio hasta que alguien se fue sin pagar la cuenta (he sido testigo varias veces, ay por Dior, no sean así….). Serenas, princesas (no de la Luna), lo único que no tiene solución en esta vida es la muerte, saldrán adelante aunque los arreglos de rosas se marchitaran en plena reunión.

Por último, quiero desearles no suerte, sino éxito (según leí en uno de esos manuales de superación personal, yo siempre estoy al pendiente de la buena literatura) en sus reuniones, tertulias y aquelarres, que la vida es un carnaval y las penas se van loleando~

Au Revoir~

Comentarios

comentarios

Letras Hispánicas / Lolita citadina / Ente Nivolesco/ Femme fatale en entrenamiento / Cronopio por convivir /